Insensibilización Aprendida, por Elliot Aronson

“Hace algunos años estaba yo viendo a Walter Cronkite en la televisión. En el transcurso de su diario hablado informó sobre un incidente en el cual los aviones norteamericanos lanzaron napalm sobre una aldea de Vietnam del Sur considerada como plaza fuerte del Vietcong.35038579485_c982fa62cd_b Mi hijo mayor, que por entonces tenía unos diez años, preguntó perspicazmente: “Eh, papá, ¿qué es el napalm?”

“Oh -le contesté sin darle importancia-, según creo, es una sustancia química que se adhiere y quema, de modo que si alcanza la piel de una persona, ésta no puede quitársela y resulta gravemente quemada.” 

Y seguí escuchando las noticias. Pocos minutos más tarde se me ocurrió echar una mirada a mi hijo y vi que las lágrimas corrían por su cara. Ante esto quedé consternado y deprimido, pensando en lo que había pasado. ¿Me había insensibilizado hasta tal punto que podía responder a una pregunta como ésa de un modo tan frío, como si mi hijo me hubiera preguntado de qué está hecho un balón o cómo funciona una hoja? ¿Tanto me había acostumbrado a la brutalidad humana?” 

 

watching-2082788_960_720

Extracto de “Introducción a la psicología social” de Elliot Aronson, 1972
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s