Madurar no es lo que dicen

Madurar no es lo que dicen. Madurar es saber conjugar lo mejor de la experiencia con lo mejor de la inocencia. Es crecer lo justo y necesario, ni más ni menos, sin olvidar quién fuiste para nunca convertirte en quien no eres.

 

Madurar es entender que uno no puede optar a no equivocarse, sino a equivocarse menos. Comienzas a madurar cuando comprendes que lo máximo que puedes llegar a ser

es demasiado perfecto para ser humano,

pero demasiado imperfecto para ser un dios.

 

Y si además comprendes que vales tanto cuanto amor despiertes

y no cuanto tengas,

estarás más cerca de convertirte en un sabio.

 

Un sabio que, de practicar y predicar el amor, irá camino de convertirse en santo.

 



asasa - copia

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

 

3 comentarios en “Madurar no es lo que dicen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s