Acuerdo PSOE-C’s en Mijas: enésimo ejemplo del “sainete”

El PSOE y Ciudadanos han llegado a un acuerdo de gobierno en Mijas, un municipio andaluz de la Costa del Sol con aproximadamente 80.000 habitantes. ¿Sabéis cuál es el punto principal del acuerdo de gobierno? (Apuesten) ¿La limpieza de las playas? ¿La lucha contra el cambio climático –que está haciendo que se desertifique toda aquella zona? ¿La lucha contra el desempleo en una localización –el sur de España- donde hay un problema crónico? ¿Una batalla por la defensa de los emprendedores? No. (Atentos) Leer Más


La economía miente

10922666_758642210896087_6745603922415929122_n

Datos de UNICEF de 2011 (primer artículo) y 2014 (segundo artículo)

“El concepto de los derechos humanos parte de un sesgo heredado de los tiempos de la guerra fría. Según éste, por derechos humanos se entienden básicamente los asuntos relacionados con las libertades públicas a las que se daba prioridad en los países occidentales: libertad de expresión, de reunión, de manifestación etc. Sin embargo, la ausencia de derecho a la vivienda, a la alimentación, a la educación o sanidad, que eran prioridades del modelo de economía socialista, no son objeto de denuncia desde la interpretación occidental. Así, si los dirigentes de un país no permiten la publicación de un artículo de una determinada idea política se considera delito, pero si existen millones de analfabetos que no pueden leerlo no hay delito.

Por supuesto, el sesgo anteriormente descrito también afecta a la economía. Pocas personas sabrán que para el cálculo de esa cifra mágica que tanto reverencian economistas y gobiernos que es el Producto Interior Bruto (PIB) se considera positivo, por ejemplo, un incendio forestal, porque permitirá recoger alguna madera y se gastarán recursos en los trabajos de extinción y luego reforestación. O una epidemia sanitaria, porque aumentará la producción de medicamentos y gastos sanitarios. Estos dos casos ayudarán a aumentar el PIB de un país. En cambio, destinar recursos humanos a un programa de alfabetización o de educación sanitaria apenas mejorará la dichosa cifra macroeconómica.” Leer Más


El mapa miente

La línea del ecuador no atraviesa por la mitad el mapamundi que aprendimos en la escuela. Hace más de medio siglo, el investigador alemán Arno Peters advirtió esto que todos habían mirado pero que nadie había visto: el rey de la geografía estaba desnudo.

El mapamundi que nos enseñaron otorga dos tercios al norte y un tercio al sur. Europa es, en el mapa, más extensa que América latina, aunque en realidad América latina duplica la superficie de Europa. La India parece más pequeña que Escandinavia, aunque es tres veces mayor. Estados Unidos y Canadá ocupan, en el mapa, mas espacio que África, y en la realidad apenas llegan a las dos terceras partes del territorio africano.

El mapa miente. La geografía tradicional roba el espacio, como la economía imperial roba la riqueza, la historia oficial roba la memoria y la cultura formal roba la palabra. Leer Más


“Que se privatice también la puta que los parió a todos”

Se llama Jose María. O al menos, así lo llaman. Tiene entre 45 y 50 años, y lleva desde 1991 entrando y saliendo de la cárcel. Es sordo de nacimiento, pero no conoce el lenguaje de signos. Que se sepa, no tiene familia. Todos sus delitos han sido contra la propiedad. Imagínatelo saltando una verja para poder dormir resguardado en una noche helada de enero. Imagínate al dueño de ese chalet, completamente atemorizado, llamando a la policía. Jose María está hambriento, cansado y tiene frío. Tan solo quiere descansar, pero la policía no se atiene a excepciones: ante las denuncias, llega y arresta. El sistema, luego, hace el resto del trabajo sucio. Jose María no tiene DNI: se trata de una excrecencia de un mundo ultravigilado, repartido a pedazos (y pedacitos) entre nombres y apellidos, en el cuál él no tiene lugar ni cabida. Su deterioro físico tras los años de presidio, sin que él comprendiera muy bien lo que estaba ocurriendo –¿por qué me agarran? ¿Por qué me esposan? ¿Por qué me encierran? ¿Por qué nadie me ayuda? ¿Por qué… por qué?-, es más que palpable, según nos narran quienes lo han visto. Tras casi treinta años de abuso, su caso sale hoy a la luz. Leer Más



Más Madrid, menos Podemos y un sacrificio necesario

Si algo hemos podido aprender de las recientes elecciones generales y municipales, es que ya no queda ilusión en el voto. La democracia, más que como una fiesta, se presenta hoy como una amenaza que abre las puertas a los diferentes monstruos; y en consecuencia, la movilización popular se reduce a evitar que esos monstruos lleguen a tocar poder.

Porque actualmente, más que votar a un partido, se vota precisamente para que un partido no salga. El voto es propiedad casi exclusiva del miedo; de un miedo que oscila y que cambia fácilmente de manos, mientras que las estrategias político-mediáticas reaccionan, aprenden bien las lecciones –o de las hostias- y se limitan casi únicamente al sencillo papel del copia-pega.

Paralelamente a esto, no hay que olvidar que el coste o desgaste de prometer la utopía es tremendamente alto, sobre todo frente a aquellos que ya viven su propia utopía –y que no dudarán en vendernos este fracaso como el resultado lógico de una imposibilidad de base. Porque no nos engañemos: en lo que a la derecha respecta –y descontando la colaboración inestimable de los obreros alienados-, uno se mueve precisamente para permanecer quieto.

Y los datos, como siempre, están dispuestos a corroborarlo. Leer Más


Gracias, Capitán, por tanto Veneno

Para los que no tengan la suerte de ser o rondar por Cádiz durante el mes de febrero, Juan Carlos Aragón Becerra será una figura completamente desconocida. Licenciado en Filosofía y Letras, profesor y escritor de poesía, novela y ensayo, Juan Carlos es sobre todo conocido por ser una de las personalidades más representativas y prolíficas del carnaval gaditano, siendo autor de más de cuarenta obras repartidas entre las modalidades de chirigota y comparsa. Para que entiendan un poco la dimensión de su figura, sepan que en Cádiz ser Juancarlista no significa precisamente ser borbónico ni monárquico. Sirva esto de introducción, pero vayamos por fin al grano.

El triste asunto que me ha llevado hasta aquí es que el pasado viernes día 17 de mayo falleció de una manera tremendamente prematura, a punto de cumplir los cincuenta y dos años de edad. Dejándonos a todos desolados y en adelante huérfanos de sus crónicas cantadas, siempre certeras y ardientes; valientes, clarividentes y puntiagudas como las flechas. Juan Carlos Aragón, también conocido bajo el seudónimo de “Capitán Veneno”, poeta y revolucionario fielmente comprometido con su época, se comía el mundo por febrero y lo deglutía con rabia, para luego cagarlo en forma de una obra de arte inigualable e inimitable. Pero, ante todo, completamente insustituible. De ahí lo de dejarnos huérfanos y que resulte tan difícil contener el llanto…
Leer Más


Macha

Ante la reivindicación feminista de la necesidad de articular un nuevo lenguaje, la reacción viril siempre es contundente. No obstante, no creo que haya una maldad consciente en dicha reacción, que no es más que el fruto del omnipresente semen que esparce la ideología oculta (por ser la ideología reinante) que lleva al macho-alfa a defender su invisible privilegio (por estar siendo éste percibido como “lo natural”). Se entiende entonces que cualquier llamamiento a la reflexión crítica sobre este asunto sea asumido por más de uno –o por más de mil- como un ataque directo hacia sus magníficas gónadas; y más cuando dicho llamamiento suele incluir la agresividad, que se manifiesta en forma de insultos tales como machirulo, señoro, pollavieja, etc.

Vale. Dos cositas:

Uno> tratar de imponerse al que se impone a ti, ¿no es compartir sus mismos fines abominables?
Y dos> aunque no les falte razón a dichos insultos algunas veces, ¿qué es lo que se quiere conseguir aquí? ¿Se pretende solo el desahogo… O se requiere convencer? Leer Más


La victoria de Sánchez hoy (o el triunfo del olvido siempre)

Recientemente se ha desmontado ese falso mito por el que creíamos que los peces solo ostentan 30 segundos de memoria. Y es que un estudio de la Universidad McEwan (Canadá) ha determinado que la memoria de los peces dura, exactamente, 12 días.

Quizás os preguntaréis ahora que cómo carajo lo han averiguado. Más fácil de lo que parece. El ingenioso experimento ha consistido en introducir a un pez en una pecera manipulada, la cual contiene un recorrido que lleva al animal hacia un cubículo con comida. Dicho pez era sacado de la citada pecera y reintroducido de nuevo al siguiente día, luego pasados dos días, después tres… y así sucesivamente. De esta manera se pudo averiguar que el pez recordaba el recorrido hasta trascurridos 12 días. El 13º, sin embargo, su micro-cerebro hacía borrón y cuenta nueva: el recorrido era entonces percibido como quien descubre un paisaje nuevo y nunca visto antes.

Lo que ocurre aquí es que, cuando el estímulo deja de estar presente en la vida diaria del animal acuático, éste, centrado ahora en aquello que le rodea de manera inmediata, prescinde de recordar lo que ya no le sirve de nada. ¿Pero qué ocurre con los animales terrestres y bípedos que somos nosotros?

Pues, salvando las distancias, básicamente lo mismo. Leer Más