La despedida

El tiempo vuela. Un verano roza atropelladamente el ano del otro, y en su perineo tiembla de frío el hastío y la lluvia. El tiempo vuela y es por eso que el niño feliz y estúpido se fue, y el adolescente pajillero y virgen y aún más capullo se trasformó en mariposa y luego en polilla, y el joven universitario tira la colilla y mira a su carrera inútil por el retrovisor, mientras le salen poco a poco canas en la barba. Leer Más

Anuncios


Andreíta regresará de Tokyo

Prometías llegar desde Tokyo y no llegabas nunca, y si llegabas te ibas repentinamente, dejando media cerveza caliente y nuestros ojos como platos blanquecinos, sin poder dar crédito de nada. Siempre parecías apagada, silenciosa, como en otra parte. Mirabas a tu móvil y empalidecías, y luego te marchabas sin decir por qué ni dónde. “Menuda falta de respeto, ¿pero qué somos ahora para ti?” –pensábamos sin decírtelo nunca, con nuestro ego fatalmente malherido. Nosotros te culpábamos por ese abandono, por tus contadas presencias ausentes, por tu repentino cambio; te culpábamos porque no lo comprendíamos, y fueron varias las veces que te mandamos directamente a la mierda, pensando que te lo merecías o que eso te haría reaccionar…
Como si tú tuvieras la culpa. Pero qué tonto, qué estúpido fui…
Leer Más


El Último Mensaje de Dios a las mujeres y hombres de la Tierra

La autodestrucción parece ser destino y condena para estos Simios Locos a los que di el verbo para no sentirme tan solo en las tinieblas del instinto. De nada ha servido hablar en boca de tantos Profetas, pues siempre encuentran la manera de corromperme la palabra. El Libro de las Advertencias fue traducido junto a los mil prejuicios de las lenguas rodeadas de cicatrices, y ahora no es más que una triste caricatura: una incomprensible muralla dogmática que justifica toda clase de atropellos en el Mundo… Leer Más



Que viva la España muerta

“La alianza de travestis, feminazis e inmigrantes pretende destruir España desde Cataluña”, retumba la firme vox del Caudillo Supremo. “¡Pero no les dejaremos hacerlo!”, grita y es aclamado por la multitud. “Es por ello que exigimos la liberación inmediata de los presos políticos de la manada, y junto a ellos la de los cientos de miles de hombres patriotas encarcelados injustamente por las leyes totalitarias de género”. Leer Más


Naturaleza y Voluntad, ¿separadas o solapadas?

Un día, antes de clase, me dijo:

-Cuando te haga una señal con el dedo, fulano o mengano se dará la vuelta para mirarnos, o se rascará la cabeza.

Durante la clase, cuando apenas me acordaba ya de aquello, Max me hizo una señal muy ostensible con el dedo; miré rápidamente hacia el alumno señalado y le vi en efecto hacer el gesto esperado, como movido por un resorte. Poco a poco, en medio de aquellas bromas que tanto me divertían, me di cuenta de que mi amigo, a menudo, también jugaba conmigo. A veces, yendo al colegio, presentía de pronto que me seguía y, al volverme, le encontraba efectivamente allí.

-¿Puedes conseguir, de verdad, que otro piense lo que tú quieres? -le pregunté. Leer Más