Concurso de microrrelatos de Carrefour

El Carrefour no lo hace, pero madre mía, ¡qué cantidad de comida se tira en los contenedores de los supermercados (sin ser ninguno de ellos el Carrefour)! Yo, que me quedé en paro a partir de la primera semana de confinamiento, he necesitado tirar de los contenedores cercanos para comer. Y puedo afirmar taxativamente que el Carrefour no desperdicia ni un solo euro en ese sentido. De hecho, después de recoger la comida caducada desechada por innumerables supermercados, entré en el Carrefour y me alimentaron a mí y a mí familia (14 niños y mi mujé) como a marqueses, en una sala especialmente habilitada para nosotros ¡y gratuitamente! 🙂 Gracias, Carrefour.

Pagadme ya ese dinero, cojones, que esto es lo que queríais. He cumplido y tengo hambre.


Sombras, visión, aparato

Desde que el tiempo es tiempo los miedos son el motor de la gente, nuestras sombras policiales, ladronas, agresivas, nuestra voluntad de controlar el desorden de otros para una conciencia plagada de pánico; sombras, sombras aquí y allá de algo triste, de guerras preventivas, de odio inseguro y envidias, de cínicas ordenes alienantes, sombras que se persiguen o que amenazan con perseguirse unas a otras hasta el infinito de sus miserias. Miedos contra el ridículo, contra la valoración ajena negativa, contra el negocio y el hambre de los malos negocios, contra los males que azotan el mundo desde los medios; guerras, (pavor, miedo, tiembla) guerra. Miedo a los malos, miedo a los buenos, ¿pues todos los buenos son cínicos? ¿todos ocultan algo? Miedo a la pérdida, a la derrota, a la enfermedad, a la muerte en vida. Miedo de todo menos del miedo; y con miedo no hay libertad que valga.


Bots

-Hemos detectado que desde su compañía se han estado creando sofisticados bots capaces de imitar a la perfección el comportamiento humano en redes.
-Se equivoca: ha sido el ser humano el que se ha venido comportando cada vez más como nuestros bots.



Isabel Díaz Ayuso propone fomentar los “mani-atascos”

Ante el rotundo éxito de las manifestaciones en coche convocadas por Vox para este fin de semana, capaces de movilizar a centenares de millones de vehículos por las carreteras de todo el país, generando sus respectivos atascos, Isabel Díaz Ayuso ha elevado este lunes a la Asamblea de Madrid una propuesta tan visionaria como revolucionaria: los “mani-atascos”, según sus propias palabras.

“Si los atascos son la seña de identidad de Madrid, ¿por qué no aprovecharlos para reivindicar cosas importantes?”, ha proclamado la presidenta de la Comunidad, ante la mirada atónita del consistorio y el ensordecedor aplauso de su grupo parlamentario. Ayuso reconoce sentirse “muy orgullosa” de su ciudad cada vez que se encuentra con un atasco, “tanto más orgullo sentiría si los mismos fueran instrumentalizados para proclamar el deseo mayoritario de los españoles, que no es otro que el de expulsar del Gobierno de la nación a los socialcomunistas”.

Con estas palabras, Díaz Ayuso ha expresado su firme deseo de “resignificar los atascos” en favor de España. “Imagino un futuro en el que todos, al mirar a la bellísima boina de contaminación que nos abraza desde el cielo, podamos sentirnos reconfortados”. Y añade: “cuanto más grande sea esta boina, más nítido será nuestro anhelo de libertad y de democracia”.

Según la presidenta de Madrid, la cúpula gris del cielo debe servir como “recordatorio” a Pedro Sánchez de que el pueblo madrileño “no lo quiere y nunca jamás lo quiso”. Afirma también que “la contaminación es tan nuestra como el oso y el madroño”, y propone “fomentarla” y “rebautizar” a la “eterna nube de Madrid” como “la boina de la libertad”. “Los neoyorquinos tienen su estatua y nosotros, la boina. ¿Qué más tiene que ocurrir para que nos decidamos por aprovecharla?”, concluye.

Toda una declaración de intenciones por parte de una política valiente cuyo meteórico ascenso no atisba límites tangibles. Ya se insinuaba su gran valía cuando gestionaba la cuenta de Twitter de “Pecas”, el perrito de Esperanza Aguirre. Pero lo que casi nadie supo ver entonces es que Isabel Díaz Ayuso personificaría a la perfección la coherencia, la clarividencia y la audacia que tanto se necesitan en estos tiempos de deriva y bolchevismo.

Todos los aplausos que reciba por su brillante iniciativa serán pocos. Nosotros, huelga decirlo, nos sumamos a la propuesta.

• Una noticia original de
𝕰𝖘𝖙𝖊 𝕹𝖔 𝕰𝖘 𝕺𝖙𝖗𝖔 𝕰𝖘𝖙𝖚𝖕𝖎𝖉𝖔 𝕭𝖚𝖑𝖔


No leas esto

Me lio un cigarrillo, supongo que por ansiedad nocturna. Estoy en frente del ordenador sin saber qué escribiré. Hace mucho tiempo que no escribo a estas horas de la noche ¿y a quién le importa? Ni siquiera sé si valgo para esto; y aunque valga, ¿quién cojones tiene tiempo para las palabras? Leer Más




La parábola del pescador mexicano

En un pueblo de la costa mexicana, un paisano se encuentra medio adormilado junto al mar. Un turista norteamericano se le acerca, entablan conversación y en un momento determinado el forastero pregunta:

-Y usted, ¿en qué trabaja? ¿A qué se dedica?

-Soy pescador -responde el mexicano.

-Caramba, un trabajo muy duro. -replica el turista, quien agrega- Supongo que trabajará usted muchas horas cada día, ¿verdad?

-Bastantes, sí -responde su interlocutor.

-¿Cuántas horas trabaja como media cada jornada?

-Bueno, yo le dedico a la pesca un par de horitas o tres cada día -replica el interpelado.

-¿Dos horas? ¿Y qué hace usted con el resto de su tiempo?

-Bien. Me levanto tarde, pesco un par de horas, juego un rato con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer y, al atardecer, salgo con los amigos a beber unas cervezas y a tocar la guitarra.

-¿Pero cómo es usted así? -reacciona airado el turista norteamericano. Leer Más