Las elecciones andaluzas: abstención y Cataluña

La derecha gobernará en San Telmo durante al menos cuatro años: así lo quiso una mayoría importante de los andaluces que votaron (pero también, por inacción, los que no). No obstante, será una derecha tricéfala, pues el Partido Popular ha sufrido una importante sangría de votos, los cuales han ido a parar a sus dos hermanitos pequeños, que ahora se crecen y enseñan vanidosamente los músculos (a lo Arnold Schwarzenegger, pero con el acento de Bertín Osborne). Por una parte está Ciudadanos, el partido favorito del IBEX-35; por otra, aún peor: VOX, el partido de los franquistas sin complejos, el de los hijos del caudillo. Estos últimos han conseguido nada menos que doce asientos en el Parlamento andaluz… Parece un mal sueño, pero es real. Leer Más

Anuncios

Cataluña 2022

¡Por fin tenemos consenso! Por el camino, cuarenta y siete elecciones autonómicas y la construcción de “Marina D’Acer, Ciutat de Presoners”. La flamante presidenta de la Generalitat, Inés Arrimadas, se muestra exultante tras los resultados de los últimos y definitivos comicios: “Por fin la moderación y el sentido común triunfan frente a los golpistas”, afirmó en su discurso de investidura, en medio de los aplausos y vítores de todo el Parlament Catalá. La aclamación fue unánime.

 

Leer Más


Momentos que nunca ocurrieron: uno

Momentos que nunca ocurrieron, entrega primera:

“Entrevista a pie de calle” (con final interactivo)

 

Contexto: antes del famosísimo, intensísimo, repetidísimo, amadísimo/odiadísimo 1 DE OCTUBRE -o 1-O: día del referéndum catalá (seguro que os suena de algo…)-, la televisión y los medios de comunicación en general (desde las redes sociales hasta las marujas que charlan por las ventanas mientras tienden) eran solamente capaces de hablar de UNA COSA: ESA. Era como si en el mundo hubiesen desaparecido todos los problemas; a excepció, claro está, del INDEPENDENCE DAY. La gente había dejado de morirse en las salas de espera de los hospitales públicos. Los trabajadores ya no cobraban 600 euros por jornada completa, ni las trabajadoras cobraban la mitad (aprox). Los tuiteros encarcelados eran amnistiados, y los políticos corruptos se habían tomado un justo respiro necesario. En fin, daba la impresión de que hasta en Siria se había firmado un armisticio para seguir más de cerca el conflicto catalán. Justo la semana anterior al 1-O, en plena depresión post-vacacional, y coincidiendo con la intensificación de la cobertura mediática del “procés”, yo no fui entrevistado a pie de calle. Esto es lo que, por fortuna, nunca pasó:

Leer Más