“Perdónalos, dios, porque no saben lo que hacen”

Miles de cristianos muy ofendidos por mis escritos boicoteaban mi lectura pública en la Plaza de San Sebastián. La plaza estaba a reventar de oyentes y curiosos que parecían disfrutar con tal espectáculo. A pesar de eso, tuvieron que cancelarlo todo; ellos ganaban: me censuraron. Leer Más

Anuncios

Euthanäsia

Abro los ojos y necesito de tu abrazo para comenzar el día, pero solo tengo tabaco en la habitación: me abrazaré con su pestilente humo. Toso y apunto estoy de vomitar. Me viene a la mente un recuerdo olvidado durante las horas de narcosis: es mi vida. Derrumbada, tal y como está: podrida y muerta por dentro, por culpa de los pequeños detalles. Qué absurdo es todo en la vida. Leer Más