[Diario de un confinamiento] Los ojos son el espejo del alma

Un sinfín de confinados ojos aglomerados tras las ventanas se funden con los cristales y maldicen su mala suerte. Ya quisieran tener un balcón desde donde poder contemplar el retorno de la alegría de estar vivos a la ciudad, tras una cuaresma de quieto silencio y perros. Sin duda que la ocasión lo merece, hoy no hay más tele que la calle, aquella efervescencia infantil que demuestra que los niños no se han olvidado de serlo; aunque las mascarillas amordacen el recuerdo de cuando podían escupir libremente entre las rendijas. Ni ellos, ni tampoco sus padres, parecen tener consciencia de sus ojipláticos espectadores; quizás tampoco les importe demasiado haberse convertido en los protagonistas de un espectáculo extraño; porque lo que extraña es precisamente la normalidad. Una normalidad anormal. Aunque ya no se sabe de qué lado queda la anomalía, ya que los ojos no miran por disfrutar la prometida cabalgata; al contrario, se contaminan con ella, enrojecen de pura cólera. ¡Puto gobierno! Panda de rojos… Leer Más


¿La historia se repite? #StopBulos

El día 17 de abril, la organización Open Democracy denunció el surgimiento de 10 teorías conspirativas antisemitas distintas en el transcurso de apenas un par de semanas (del 20 de marzo al 3 de abril). Una búsqueda de las palabras “judío” y “coronavirus” en Twitter dio como resultado 207 tuits en los que se asociaba el COVID19 con la comunidad judía (de entre los cuales, 164 eran publicaciones noticiadas y el resto -43- estaban formulados en forma de opinión personal). Las 10 teorías detectadas fueron las siguientes: Leer Más


[Diario de un confinamiento] Camus no aplaudiría a las 20:00

-Yo tengo mi plan de organización para lograr unas agrupaciones sanitarias de voluntarios. Autoríceme usted a ocuparme de ello y dejemos a un lado la administración oficial. Yo tengo amigos por todas partes y ellos formarán el primer núcleo. Naturalmente, yo participaré.

-Vamos, Tarrou, ¿qué es lo que le impulsa a usted a ocuparse de esto?

-No sé. Mi moral, probablemente.

-¿Cuál?

-La comprensión, doctor.

Desde el día siguiente, Tarrou se puso al trabajo y reunió un primer equipo al que debían seguir otros.
Leer Más


La manifestación de Schrödinger

«El Gobierno ha mentido a los españoles. El Gobierno ha ocultado información. El Gobierno ha salido con guantes de látex detrás de una pancarta mientras afirmaba que no había que tomar medidas y que los focos estaban controlados»

Santiago Abascal tras el Congreso de Vox en Vistalegre, justo después de desvelarse el positivo por coronavirus de Javier Ortega-Smith, asistente al acto y saludador efusivo de las masas allí presentes.

box-1036976_960_720 - copia3 - copia-a - copia - copia - copia (3) - copia - copia - copia

Supongamos que tenemos una caja dentro de la cual se encuentra el cornavirus. El Gobierno es perfectamente conocedor, ya no solo de la presencia del virus, sino también de la extrema gravedad del mismo (en virtud de una serie de informes que decide premeditadamente ignorar y ocultar −o así lo afirman desde Vox). Por tanto, el Gobierno sabe que al introducir una multitudinaria manifestación feminista dentro de la caja se generará una hecatombe de dimensiones estratosféricas. Entonces ¿por qué lo hace?

Lo hace porque le beneficia”, tal es el argumento habitual esgrimido por el ala más conservadora de la sociedad española. Sin embargo, al ser el Gobierno plenamente consciente de las consecuencias que todo ello desencadenaría, también lo es de que el acontecimiento terminaría por ser fervorosamente utilizado en su contra; por lo tanto, sabe positivamente que le perjudica.

Acabamos de llegar a una extraordinaria situación de paradoja en función de la cual, permitir la manifestación feminista del 8M beneficia y perjudica al Gobierno simultáneamente. Estamos, sin lugar a dudas, ante la manifestación de Schrödinger.



¡Coronavirus! (o la habitación del pánico)

[Algunos de los datos aquí expuestos han variado sensiblemente desde que el artículo fue redactado. No obstante, el artículo no se borra principalmente por dos motivos: 1. Porque considero que gran parte de la información continúa siendo útil; y 2. Porque considero que uno debe ser valiente y consecuente con lo que publica. En cualquier caso, conviene tener esto en cuenta antes de proceder a su lectura. Muchas gracias]

 

Esta mañana cogí el metro -igual que ayer, que anteayer y que siempre-. Luego encontré un asiento libre y me senté -tal y como hago siempre que encuentro un asiento libre-. De repente, la chica que estaba sentada a mi lado comenzó a toser con bastante fuerza. Entonces, yo miré para otro lado, dejé de respirar un momento y me tapé la boca rápidamente -y eso yo no lo he hecho nunca, a pesar de que la tos y el metro siempre han sido como uña y carne-.

¿Qué ha pasado aquí? ¿Qué fenómeno modificó mi conducta? Está claro, ¿no? el CORONAVIRUS. Leer Más