La manifestación de Schrödinger: un estudio completo

Si a Newton le bastó una manzana para descubrir la gravedad, Schrödinger nos montó uno de los rompecabezas más célebres de la ciencia tan solo con un gato, una caja y una partícula radiactiva. Su experimento -100 % teórico, para no ofender a animalistas- consistía en introducir al gato en una caja sellada herméticamente. La partícula radiactiva que citábamos antes cuenta, exactamente, con un 50 % de posibilidades de desintegrarse, en cuyo caso resultaría letal para el animal; de manera que, hasta que un observador no abra la caja y “contamine” el experimento con su mirada, el felino se encontrará vivo y muerto al mismo tiempo. Un tanto complejo de digerir, ¿verdad? No culpes de ello al autor, sino a la física cuántica. Leer Más