Bucle

Deben de ser las 3. Enciendo el televisor y voy alternando los Deportes de Cuatro con los de La Sexta, esperando, sin fortuna, ver un poco de deporte. Tras diez minutos de declaraciones en la zona mixta –incluida una cámara lenta analizando cada uno de los microgestos de Cristiano Ronaldo-, pierdo la poca paciencia que me quedaba. Aún quiero ver los goles de anoche, pero no estoy dispuesto a esperarlos en esta sección de fútbol del Sálvame.

Hace ya tiempo que no soporto ver las noticias. Pero siendo consciente de la hora que es, me resigno a que cualquier zaping me lleve hacia ellas:

“Venga, va, si es sólo un momento… Si es por hacer algo de tiempo. A ver qué mierdas dicen –me animo a mí mismo- ¡Igual hasta te ríes!”. Leer Más

Anuncios

e-Briø

El hombre miraba al hombre a la cara, viéndose en él a sí mismo. El hombre era una víctima de sí mismo a fin de cuentas, ya que la mirada severa de su interlocutor, su propia mirada en el fondo, le impedía sentirse cómodo, libre, asesinando cualquier leve atisbo de algo que se le parezca aun lejanamente a la felicidad. Leer Más