El zombi

apesta a podrido el muerto. se empeña en seguir viviendo

a costa de nuestros cerebros. 

camina todavía el zombi, maquillado

de falsa justicia, disfrazado,

jamás travestido: vestido de trascendencia y enseñas

rojas y gualdas.

Leer Más

Anuncios