Albedrío 2.0.

Él creía tener el mundo entero girando en torno de sí,
Porque se sentía especial y genuino, el dueño absoluto de sus pensamientos.
Cada vez que alguien hablaba mal sobre alguno de los argumentos que él esgrimía como puñales,
Se lo tomaba como algo personal
Y se ofuscaba,
Y se ofendía,
Sin saber que aquellos argumentos ni siquiera eran propiamente suyos
Pues, como habitualmente ocurre en este Siglo en Red Social, las noticias, con su titular y su pensamiento aparejados, se expanden
Como cánceres
Por determinadas páginas y por sus respectivos medios
Desde donde se extienden las redes sobre los peces que nosotros somos
Atrapándonos y pescándonos,
Influyéndonos, colonizándonos.
Por lo tanto y en el fondo, él tan solo repetía
Repetía, repetía, repetía
Lo que otros tan cuidadosamente
Habían programado
Para él. Leer Más

Anuncios