La manifestación de Schrödinger

«El Gobierno ha mentido a los españoles. El Gobierno ha ocultado información. El Gobierno ha salido con guantes de látex detrás de una pancarta mientras afirmaba que no había que tomar medidas y que los focos estaban controlados»

Santiago Abascal tras el Congreso de Vox en Vistalegre, justo después de desvelarse el positivo por coronavirus de Javier Ortega-Smith, asistente al acto y saludador efusivo de las masas allí presentes.

box-1036976_960_720 - copia3 - copia-a - copia - copia - copia (3) - copia - copia - copia

Supongamos que tenemos una caja dentro de la cual se encuentra el cornavirus. El Gobierno es perfectamente conocedor, ya no solo de la presencia del virus, sino también de la extrema gravedad del mismo (en virtud de una serie de informes que decide premeditadamente ignorar y ocultar −o así lo afirman desde Vox). Por tanto, el Gobierno sabe que al introducir una multitudinaria manifestación feminista dentro de la caja se generará una hecatombe de dimensiones estratosféricas. Entonces ¿por qué lo hace?

Lo hace porque le beneficia”, tal es el argumento habitual esgrimido por el ala más conservadora de la sociedad española. Sin embargo, al ser el Gobierno plenamente consciente de las consecuencias que todo ello desencadenaría, también lo es de que el acontecimiento terminaría por ser fervorosamente utilizado en su contra; por lo tanto, sabe positivamente que le perjudica.

Acabamos de llegar a una extraordinaria situación de paradoja en función de la cual, permitir la manifestación feminista del 8M beneficia y perjudica al Gobierno simultáneamente. Estamos, sin lugar a dudas, ante la manifestación de Schrödinger.



Juguetes

Con la entrada en el poder de un nuevo gobierno a su gusto, la mente de muchos votantes entró en modo avión.

La coalición sigue adelante a pesar de esa mucha otra gente, que antes estaba en silencio y ahora se muestra beligerante

aun por cosas que no se han hecho −ni tienen pensado hacer−. Leer Más


[28 de febrero] Una “mijita” de memoria

Un día como hoy de 1980 se celebró el referéndum que nos otorgó la autonomía política como andaluces. No obstante, que nadie piense que este fue un camino de rosas. Mucho antes, el 4 de diciembre de 1977, los andaluces salieron masivamente a las calles reclamando su legítimo derecho a la autonomía. Ese mismo día, los herederos de quienes treinta años antes arrojaran el cuerpo de Blas Infante en una cuneta de la carretera de Carmona asesinaron a Manuel Caparrós de un disparo de bala durante la manifestación de Málaga. Tenía 18 años. Leer Más



Regreso al pasado


> Vox es un actor agitador, y es ese precisamente su peligro: el hecho de que tratará de dominar constantemente el debate público a base de barbaridades propias de otros tiempos.
> Resulta evidente que, al final, toda esta rabieta del pin parental quedará en nada; pero su significado global, no obstante, es monstruoso, escalofriante, terrorífico: pues nos mantiene en la más absoluta parálisis.

Leer Más


El “pin neandertal”

«Son tiempos llenos de preocupaciones y de ironías. El “pin neandertal” que se ha sacado de la manga la extrema derecha y con el que han conseguido drogar, de nuevo, a la derecha moderada, se ha convertido en el tema de conversación y portada de toda la prensa española. Que los padres puedan decidir qué materias morales se deben impartir a sus hijos es un mensaje tan sencillo como tramposo. Los mismos que piden clase de constitucionalismo, o que segregan en sus colegios a niños de niñas, o que entregan a sus hijos a las sotanas para que los engañen sobre la naturaleza de la ciencia, dicen ahora que no quieren que se forme ideológicamente a sus hijos. No dicen, claro, que las clases a las que se oponen están relacionadas con la tolerancia, con el respeto a los demás, con el respeto a la diversidad de las identidades sexuales… en fin, con valores constitucionales que, una vez más, atacan los falsos constitucionalistas. Leer Más