Acuerdo PSOE-C’s en Mijas: enésimo ejemplo del “sainete político patrio”

El PSOE y Ciudadanos han llegado a un acuerdo de gobierno en Mijas, un municipio andaluz de la Costa del Sol con aproximadamente 80.000 habitantes. ¿Sabéis cuál es el punto principal del acuerdo de gobierno? (Apuesten) ¿La limpieza de las playas? ¿La lucha contra el cambio climático –que está haciendo que se desertifique toda aquella zona? ¿La lucha contra el desempleo en una localización –el sur de España- donde hay un problema crónico? ¿Una batalla por la defensa de los emprendedores? No. (Atentos) Primer punto del Acuerdo Programático Municipal del Ayuntamiento de Mijas: “Defenderemos desde nuestro municipio la unidad de España y el Estado de las Autonomías como garantía de un país de ciudadanos libres e iguales. Contemplamos la utilización de todos los instrumentos de nuestro Estado democrático de Derecho para hacer frente al separatismo y a cualquier amenaza hacia nuestra Constitución, así como para asegurar la convivencia, la protección de los derechos de todos los ciudadanos y la neutralidad de las instituciones y espacios públicos, incluida la aplicación del artículo 155 en Cataluña en caso de que el Govern de la Generalitat siga sin acatar el orden constitucional”. Así que los habitantes de Mijas que no tengan trabajo, que tengan problemas con los turistas que acuden en masa en ciertas épocas o con los cortes de agua que se encuentran en su municipio por las urbanizaciones que son tomadas por los veraneantes, aquellos ciudadanos que se encuentren preocupados por la manera en la que se vierten los escombros a la salida del municipio, aquellos que se encuentren preocupados porque no haya posibilidades de educación o centros de salud para que acudan sus hijos, que estén tranquilos: porque el Ayuntamiento de Mijas, en Málaga, está muy preocupado por la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Así ha quedado de distorsionado el debate español, así ha quedado de torcido. Y la responsabilidad de esto no la tienen los ciudadanos, que al fin y al cabo se mueven al vaivén de declaraciones políticas a las que se termina uno suscribiendo sin que vaya en realidad con él. Porque si un ciudadano de Mijas cree que es relevante para su mundo la aplicación del 155 y no el centro de salud, el centro para mayores, el colegio público al que tienen que acudir sus hijos o las políticas de empleo, entonces el cerebro de ese ciudadanos se ha quedado absolutamente licuado por la distorsión que provocan las noticias que vemos en los medios de comunicación. Este es el escándalo nacional al que estamos asistiendo. Porque mientras no seamos conscientes de que las prioridades son las que son, mientras nos dejemos llevar por este vaivén de declaraciones políticas, estaremos en un muy mal país.

La Cafetera, Fernando Berlín

Anuncios

La economía miente

 

10922666_758642210896087_6745603922415929122_n

Datos de UNICEF de 2011 (primer artículo) y 2014 (segundo artículo)

“El concepto de los derechos humanos parte de un sesgo heredado de los tiempos de la guerra fría. Según éste, por derechos humanos se entienden básicamente los asuntos relacionados con las libertades públicas a las que se daba prioridad en los países occidentales: libertad de expresión, de reunión, de manifestación etc. Sin embargo, la ausencia de derecho a la vivienda, a la alimentación, a la educación o sanidad, que eran prioridades del modelo de economía socialista, no son objeto de denuncia desde la interpretación occidental. Así, si los dirigentes de un país no permiten la publicación de un artículo de una determinada idea política se considera delito, pero si existen millones de analfabetos que no pueden leerlo no hay delito.

Por supuesto, el sesgo anteriormente descrito también afecta a la economía. Pocas personas sabrán que para el cálculo de esa cifra mágica que tanto reverencian economistas y gobiernos que es el Producto Interior Bruto (PIB) se considera positivo, por ejemplo, un incendio forestal, porque permitirá recoger alguna madera y se gastarán recursos en los trabajos de extinción y luego reforestación. O una epidemia sanitaria, porque aumentará la producción de medicamentos y gastos sanitarios. Estos dos casos ayudarán a aumentar el PIB de un país. En cambio, destinar recursos humanos a un programa de alfabetización o de educación sanitaria apenas mejorará la dichosa cifra macroeconómica.” Leer Más


El mapa miente

La línea del ecuador no atraviesa por la mitad el mapamundi que aprendimos en la escuela. Hace más de medio siglo, el investigador alemán Arno Peters advirtió esto que todos habían mirado pero que nadie había visto: el rey de la geografía estaba desnudo.

El mapamundi que nos enseñaron otorga dos tercios al norte y un tercio al sur. Europa es, en el mapa, más extensa que América latina, aunque en realidad América latina duplica la superficie de Europa. La India parece más pequeña que Escandinavia, aunque es tres veces mayor. Estados Unidos y Canadá ocupan, en el mapa, mas espacio que África, y en la realidad apenas llegan a las dos terceras partes del territorio africano.

El mapa miente. La geografía tradicional roba el espacio, como la economía imperial roba la riqueza, la historia oficial roba la memoria y la cultura formal roba la palabra. Leer Más


“Que se privatice también la puta que los parió a todos”

Se llama Jose María. O al menos, así lo llaman. Tiene entre 45 y 50 años, y lleva desde 1991 entrando y saliendo de la cárcel. Es sordo de nacimiento, pero no conoce el lenguaje de signos. Que se sepa, no tiene familia. Todos sus delitos han sido contra la propiedad. Imagínatelo saltando una verja para poder dormir resguardado en una noche helada de enero. Imagínate al dueño de ese chalet, completamente atemorizado, llamando a la policía. Jose María está hambriento, cansado y tiene frío. Tan solo quiere descansar, pero la policía no se atiene a excepciones: ante las denuncias, llega y arresta. El sistema, luego, hace el resto del trabajo sucio. Jose María no tiene DNI: se trata de una excrecencia de un mundo ultravigilado, repartido a pedazos (y pedacitos) entre nombres y apellidos, en el cuál él no tiene lugar ni cabida. Su deterioro físico tras los años de presidio, sin que él comprendiera muy bien lo que estaba ocurriendo –¿por qué me agarran? ¿Por qué me esposan? ¿Por qué me encierran? ¿Por qué nadie me ayuda? ¿Por qué… por qué?-, es más que palpable, según nos narran quienes lo han visto. Tras casi treinta años de abuso, su caso sale hoy a la luz. Leer Más




La gran advertencia del autor de “El Libro de la Selva” sobre la infelicidad

Rudynard Kipling, escritor de El libro de la selva, dijo alguna vez que, tras haber viajado por el mundo entero, se había dado cuenta de que el medio más directo y eficaz para lograr que una persona fuera infeliz era comenzar a pagarle por lo que hacía:

“Yo he visto cómo los guías sherpas del Himalaya suben y bajan las montañas continuamente, día tras día. Y lo hacen con placer y con gusto. Pero cuando llega el hombre blanco europeo y les pide que lo guíen a cambio de dinero, dejan de hacerlo con gusto. La razón es que ya no lo hacen por placer, sino por dinero. Y cuando una persona empieza a hacer las cosas de su vida por dinero, es como coger un billete directo hacia la infelicidad”.

12295347_929126800514293_7570669449625672467_n.jpg